Carta a Salud Pública de Cantabria, con motivo de sus últimas recomendaciones en el ámbito educativo.

Santander, 3 de Enero de 2022
EscuelayCovidCantabria

Escribimos esta carta con la esperanza de que el cambio en las recomendaciones para el ámbito educativo relativas a los contactos estrechos establecidas por Salud Pública, no se traslade al funcionamiento de las aulas en el inicio del segundo trimestre. Esta modificación tiene los siguientes errores:

  1. Desoye las recomendaciones del Consejo Interterritorial de Salud del 29 30 de Diciembre, que promueve no buscar contacto estrechos (ni establecer cuarentenas de los mismos, estén o no vacunados) salvo en aquellos ámbitos en los que la exposición se considere de alto riesgo por la presencia de personas con una mayor vulnerabilidad. Nos consta que otras CCAA sí han apostado por ellas.
  2. No tiene en cuenta la inmunidad natural adquirida por contagio (más robusta y duradera que la inmunidad artificial adquirida por la vacunación) a la hora de confinar a los niños/as de primaria o infantil. Aspecto que sí era tenido en cuenta en el protocolo de centros educativos como razón para no confinar.
  3. Establece diferencias a la hora de determinar si se precisa o no confinamiento en función de si se está o no vacunado, cuando la realidad y la evidencia científica es cada vez más clara en cuanto al papel relevante de la transmisión de las personas vacunadas. De hecho, dado que los casos asintomáticos siguen nutriendo crecientemente esta ola, lo más probable es que sean personas vacunadas que ante la práctica ausencia de síntomas, harían vida normal y contagiarían sin sospecharlo siquiera.

¿En serio que se va a seguir actuando con los niños de forma diferente (más restrictiva) a como se procede con los adultos, en medio de la ola más preocupante que es la del deterioro de la salud mental de los menores (una de las causas es el exceso de restricciones)?

Necesitamos explicaciones (con ciencia y ética) y proponemos nuevas recomendaciones en el ámbito educativo para aplicarse tras este periodo vacacional.

Si la gente está constantemente cayéndose por un acantilado puedes colocar ambulancias bajo el acantilado o construir una valla en la parte superior

Denis P. Burkitt

A D. Manuel Galán. Jefe de servicio de Salud Pública del SCS,

Nos dirigimos a usted como Jefe del Servicio de Salud Pública de Cantabria, en relación al documento «RECOMENDACIONES PARA EL ÁMBITO EDUCATIVO SOBRE CONTACTOS ESTRECHOS DE CASOS CONFIRMADOS» fechado el 30 de diciembre de 2021 y firmado por usted. Vemos que existen discrepancias entre dicho documento y el publicado por el Consejo Interterritorial de Salud el 29 de diciembre de 2021 (ADAPTACIÓN DE LA ESTRATEGIA DE DETECCIÓN PRECOZ, VIGILANCIA Y CONTROL DE COVID-19 EN PERIODO DE ALTA TRANSMISIÓN COMUNITARIA Comisión de Salud Pública) y el publicado el 30/12/21. En estos últimos documentos se especifica, en cuanto al manejo de contactos estrechos:

«- Únicamente se realizará la identificación de contactos estrechos en aquellos ámbitos en los que la exposición se considere de alto riesgo por la presencia de personas con una mayor vulnerabilidad como centros sanitarios y residencias de mayores u otros centros socio-sanitarios (30/12/21)

– Se establece un periodo de 7 días para el aislamiento de los casos confirmados asintomáticos o con síntomas leves (30/12/21)

– De forma general no se realizarán cuarentenas en ninguno de los niveles del ámbito educativo (29/12/21)»

En el documento firmado por usted, no sólo se indica hacer búsqueda de contactos y cuarentenas de los mismos en el ámbito educativo, sino que además éstas serán de 10 días y no de 7 días. Nos parece un lamentable error y por eso exponemos:

Niños y jóvenes han estado sometidos desde el inicio de la pandemia a una presión rastreadora y confinatoria sin parangón con la aplicada a los adultos  (prohibirles salir a pasear, cerrarles parques y actividades deportivas públicas, obligatoriedad de mascarillas hasta realizando deporte al aire libre en el ámbito escolar, o normativas exclusivas de este ámbito que les consideran contactos estrecho y confinan con más alta probabilidad que ámbitos de adultos)[1]. ¿Estamos valorando adecuadamente las importantes consecuencias de estas medidas sobre su salud?

Sabemos que estamos en un momento de alta transmisión comunitaria, pero no debemos olvidar las certezas que hasta ahora tenemos:

  1. La escuela es un lugar seguro. La mayor transmisión se da en entornos domésticos y no escolares. En estos entornos, la transmisión de niño/a a niña/o o niña/o a adulto es menor que la que se da entre adultos (1-3). Además hay una notable infradeclaración de casos, especialmente en niños/as y adolescentes (4), con lo que han adquirido una inmunidad natural que parece influir también en su menor capacidad de transmisión.
  2. El deterioro en la salud mental y en el aprendizaje o el aumento de adicciones a las tecnologías, que supone tanto la enseñanza online como los confinamientos (5-7). Así lo ha indicado recientemente el propio servicio de salud infanto-juvenil del SCS (8). Este domingo el Diario Montañés publicó una entrevista a Jesús Artal, jefe de psiquiatría del Hospital de Valdecilla, en la que afirma que “la ola más preocupante ahora mismo es la de la salud mental de los menores”.
    El año 2020 ha sido el primero en el que en España se alcanzan 14 suicidios de menores de 15 años (7 niños y 7 niñas), duplicando los casos de 2019 (9). Se teme que los datos del 2021 sean aún peores.
  3. Los niños no lideran la positividad, por lo que podemos tener tranquilidad y afirmar más que el contagio va de los adultos hacia los niños (por muy vacunados que estén esos adultos) que al contrario (10).
  4. La menor patogenicidad de la variante Omicron (11, 12). “Los últimos estudios del Instituto Nacional de Enfermedades Comunicables de Johannesburgo y del Imperial College de Londres demuestran al fin que ómicron es intrínsecamente más leve, una vez descontados los efectos de las vacunas, las infecciones anteriores, la edad media de la población y otros” (13) Además en este momento de transmisión descontrolada el rastreo que se venía haciendo con otras variantes no es posible ni procedente (14), más aun sabiendo que las niñas y niños pasan la infección de forma mayoritariamente leve y asintomática.

Por otra parte, en el documento de nuevas recomendaciones para el ámbito educativo que usted firma, creemos que no se está contemplado a la hora de confinar a los menores, el estado inmunitario frente al SARS COV 2, tal como hacía el documento anterior. Se desprecia la inmunidad natural, de tal manera que los menores que hayan estado infectados, tendrán que hacer cuarentena sin considerarse la inmunidad adquirida de manera natural. Esto va a hacer que familias decidan vacunar a sus hijas e hijos a pesar incluso de poder estar ya inmunizados, con el gasto sanitario que conlleva y cuando además hay una discusión científica acerca del balance riesgos/beneficios de la vacunación en la infancia (tanto individual como poblacional) (15-17), hasta el punto que países como Noruega y Finlandia han decidido no vacunar a niños sanos de 5 a 11 años. Los datos y estudios científicos parecen reportar de forma consistente que la inmunidad natural confiere una protección duradera y fuerte contra la infección e incluso mayor que la inducida por la vacuna (18-26). En un reciente artículo publicado en The Lancet (18), se insta a los responsables de formular recomendaciones a considerar la infección previa por SARS-Cov-2, dado la baja probabilidad de re-infección al menos durante 10 meses. Otro artículo documenta un mínimo de un año de protección tras la infección (19). Incluso los CDC de EEUU admiten no tener casos reportados de que una persona no vacunada haya propagado el virus después de recuperarse del COVID (20). Por esto, y porque estamos pudiendo ver que las personas vacunadas tienen un papel relevante en la transmisión del virus, aspecto este ya documentado (27-32), es poco científico establecer diferencias entre niños/jóvenes vacunados y no vacunados en los protocolos escolares (además de en actividades deportivas, culturales etc). Se puede incluso estar contribuyendo a la discriminación y estigmatización de niños/as y a una polarización de la sociedad (33).

Todo esto nos genera una enorme desconfianza en las familias y  nos hace preguntarnos qué presiones hay y de dónde provienen para que los protocolos en centros educativos no se adapten a las evidencias científicas como se está haciendo en otros ámbitos y siguen, en lo sustancial, prácticamente igual que cuando la pandemia empezó.

Por todo lo anteriormente expuesto consideramos un error seguir aplicando en los centros educativos el mismo rastreo y confinamiento que hasta ahora (cribados y confinamientos a aulas completas, diferencias de cuarentenas para contactos estrechos según se está vacunado o no vacunado y ahora sin tener en cuenta la inmunidad natural por infección). Por tanto solicitamos, la modificación de los siguientes puntos antes de la vuelta a las clases el 10 de enero  de 2021:

1° que tal como indica el documento «ADAPTACIÓN DE LA ESTRATEGIA DE DETECCIÓN PRECOZ, VIGILANCIA Y CONTROL DE COVID-19 EN PERIODO DE ALTA TRANSMISIÓN COMUNITARIA. Comisión de Salud Pública. 29.12.2021 y 30. 12. 2021» “no se realicen ni identificación de contactos estrechos” ni, “de forma general, cuarentenas en ninguno de los niveles del ámbito educativo” (en contactos asintomáticos), y que no se establezcan diferencias al respecto entre niños vacunados y no vacunados.

2° Que en el supuesto de casos positivos las cuarentenas  sean de 5 días (si no presentan síntomas en ese momento) tal como indican los CDC de EEUU, y no de 10.

3º Que aclaren la incoherencia de sus recomendaciones, cuando admiten la protección que otorga la inmunidad natural frente a la transmisión para entrar en bares por ejemplo, pero no en el ámbito escolar (confinando al niño/joven “contacto estrecho” que ha pasado la enfermedad y no al vacunado). También la razón del cambio de criterio en este punto respecto a lo establecido en los documentos vigentes hasta ahora en el ámbito escolar, que sí consideraban haber dado positivo a una PDIA en los 180 días previos como excepción para no tener que guardar cuarentena por ser contacto estrecho. Estos documentos son la GUÍA DE ACTUACIÓN ANTE  CASOS DE COVID-19 EN  CENTROS EDUCATIVOS.  MANUAL PARA LA COORDINACIÓN COVID  DEL CENTRO, publicada el 9 de septiembre de 2021 por la Consejería de Educación y Formación Profesional del Gobierno de Cantabria y en la Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos Versión del 7 de septiembre de 2021  del Ministerio de Sanidad.

APÉNDICE 1: Los niños y jóvenes están sufriendo una presión rastreadora y confinatoria sin paragón

Desde el inicio de la pandemia las medidas en nuestro país, y particularmente en Cantabria, han sido especialmente duras con la infancia y la adolescencia. Estuvieron encerrados en casa sin poder salir durante semanas. Cuando por fin se les dejó salir a pasear, sólo se permitió a los menores de 14 años. Mientras en países como Suiza o Portugal los menores de 10 años nunca han usado mascarillas, ni siquiera en el ámbito escolar, aquí han sido obligatorias desde los 6 años y recomendadas desde los 3 (discriminación por lugar de residencia)

En Cantabria durante el curso pasado se prohibió a los menores de 18 años hacer deporte, incluso al aire libre, mientras los gimnasios estaban llenos de adultos. Hubo ayuntamientos, como el de Piélagos, que mantuvo durante todo el curso actividades como las clases de danza o de música para menores en formato online, mientras las escuelas privadas funcionaban de forma presencial (discriminación socio económica)

Mientras los estadios están llenos de adultos asistiendo a conciertos o partidos, los bares llenos… los niños y las niñas tienen sus áreas de juego del patio del colegio sectorizados con vallas o cintas para que no se junten con sus amigas y amigos de otras clases. El curso pasado ni siquiera podían jugar con pelotas ni ningún otro material susceptible de “colarse” en el espacio de otro grupo. Ni siquiera se les permite comer al aire libre durante el recreo. Y cuando las mascarillas dejaron de ser obligatorias en exteriores, los patios de los colegios seguían llenos de niños y niñas con mascarillas. Aunque realicen deporte intenso al aire libre, tienen que seguir usando mascarillas.

A esto sumamos, que cuando aparece un sólo caso positivo en primaria, aquí en Cantabria, se manda a toda la clase a casa, a pesar de que hayan cumplido con todas las medidas que se les imponen (mascarillas, uso de gel hidroalcohólico varias veces durante la jornada escolar, separación de otros grupos…) mientras que en otros ámbitos (incluida educación secundaria) sólo se considera contacto estrecho a la persona que ha estado más de 15 minutos sin mascarilla cerca del caso positivo también éste sin mascarilla. ¿Por qué si cumplen con todas las medidas, mucho mejor que las personas adultas, sin estar ante una enfermedad pediátrica, se les castiga de esta manera?

BIBLIOGRAFÍA

  1. COVID-19 en niños y el papel de los entornos escolares en la transmisión de COVID-19 – Escuela y Covid
  2. SARS-CoV-2 transmissionamongchildren and staff in daycare centres during a nationwidelockdown in France: a cross-sectional, multicentre, seroprevalencestudy – Escuela y Covid
  3. Open Schools, Covid-19, and Child and TeacherMorbidity in Sweden – Escuela y Covid
  4. Salud, dinero y atención primaria: Necesitamos un estudio de seroprevalencia en niños (saludineroap.blogspot.com)
  5. CG REPORT 3: TheImpact of PandemicRestrictionsonChildhood Mental Health – Escuela y Covid
  6. Impact of lockdown and schoolclosureonchildren’shealth and well-beingduringthefirst wave of COVID-19: a narrativereview – Escuela y Covid
  7. Deville, JG., Song, E., Ouellette, ChP. (2021). Coronavirus disease 2019 (COVID-19): Management in children. Edwards MS. (Ed.), UpToDate
  8. Jornadas Salud Mental Infanto Juvenil HUMV Jornada webinar Jueves 2020 Salud Mental Infanto-Juvenil – YouTube
  9. MÁXIMO HISTÓRICO DE SUICIDIOS EN ESPAÑA EN 2020 Con 3.941 muertes por esta causa, aumentan un 7,4% respecto a 2019. Observatorio del Suicidio en España 2020 https://www.fsme.es/observatorio-del-suicidio-2020/
  10. Salud, dinero y atención primaria: Los niños lideran la incidencia pero no la positividad, ¿a nadie le inquieta esto? (saludineroap.blogspot.com)
  11. Report 50 – Hospitalisation risk for Omicron cases in England | Faculty of Medicine | Imperial College London
  12. Early assessment of the clinical severity of the SARS-CoV-2 Omicron variant in South Africa | medRxiv
  13. Covid: de la pandemia a la endemia | Sociedad | EL PAÍS (elpais.com)
  14. Salud, dinero y atención primaria: !Hay que parar esto! Dejar de hacer para poder hacer (saludineroap.blogspot.com)
  15. Myocarditis after vaccination higher than myocarditis after sars-cov-2 infection for people <40. https://vinayprasadmdmph.substack.com/p/uk-now-reports-myocarditis-stratified?justPublished=true
  16. Sobre vacunas y otras medidas covid19 en infancia https://www.naiz.eus/eu/iritzia/articulos/sobre-vacunas-y-otras-medidas-covid19-en-infancia
  17. VACUNAS COVID19 EN INFANCIA-ADOLESCENCIA – SIAP COVID19 (wordpress.com)
  18. Protective inmunity after recovery from SARS-CoV-“ infection https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(21)00676-9/fulltext 
  19. Comparing SARS-CoV-2 natural immunity to vaccine-induced immunity: reinfections versus breakthrough infections. Comparing SARS-CoV-2 natural immunity to vaccine-induced immunity: reinfections versus breakthrough infections | medRxiv
  20. Michael P Senger en Twitter: “In response to attorney’s FOIA request, US CDC admits that it has no record of an unvaccinated person spreading COVID after recovering from COVID. Lawyers smelling blood in the water.
  21. Severity of SARS-CoV-2 Reinfections as Compared with Primary Infections | NEJM
  22. IgG and IgM antibody formation to spike and nucleocapsid proteins in COVID-19 characterized by multiplex immunoblot assays | BMC Infectious Diseases | Full Text (biomedcentral.com)
  23. Large-scale study of antibody titer decay following BNT162b2 mRNA vaccine or SARS-CoV-2 infection | medRxiv
  24. Quantifying the risk of SARS‐CoV‐2 reinfection over time (nih.gov)
  25. SARS-CoV-2-specific T cell memory is sustained in COVID-19 convalescent patients for 10 months with successful development of stem cell-like memory T cells | Nature Communications
  26. Antibody Evolution after SARS-CoV-2 mRNA Vaccination | bioRxiv
  27. COVID-19: stigmatising the unvaccinated is not justified
  28. The epidemiological relevance of the COVID-19-vaccinated population is increasing
  29. Infection with the SARS-CoV-2 Delta Variant is Associated with Higher Infectious Virus Loads Compared to the Alpha Variant in both Unvaccinated and Vaccinated Individuals
  30. Increases in COVID-19 are unrelated to levels of vaccination across 68 countries and 2947 counties in the United States
  31. What is the vaccine effect on reducing transmission in the context of the SARS-CoV-2 delta variant?
  32. Transmission potential of vaccinated and unvaccinated persons infected with the SARS-CoV-2 Delta variant in a federal prison, July—August 2021 | medRxiv
  33. naiz: Iritzia | Opinión – Pasaportes, ¿discriminación en los niños y niñas?

Impactos: 744