La FAPA reclama cambios en los protocolos covid de los centros escolares

Cantabria

Damos las gracias a la FAPA por tratar de poner sentido común y científico a los protocolos escolares de cara al curso que viene. A finales de Mayo mantuvieron una reunión con la Consejera de Educación para pedirle que:

  • No se establezca cuarentena total a todo el aula de primaria cuando aparezca un caso positivo (y aplicar el modelo de secundaria). “Hay niños que han estado encerrados hasta cuatro veces”.
  • No se realice una PCR a un niño que incia síntomas en el centro, por activación del protocolo desde el centro escolar, sin que el niño sea valorado por un profesional sanitario para decidir si esos síntomas precisan o no PCR y aislamiento (tal como se hace en el resto de CCAA y la guía ministerial indica).
  • La vuelta a las actividades extraescolares en los colegios.

¿Los sindicatos y los directores (salvo honrrosas excepciones) van a seguir presionando para que los centros adopten medidas máximamente restrictivas? Ni unos ni otros apoyaron las medidas propuestas en nuestro manifiesto (similares a las que pide la FAPA), medidas que ya están implementadas en otras CCAA y apoyadas por colegios profesionales sanitarios de nuestra región. Recordamos que la salud física y mental infanto-juvenil está cada vez más deteriorada y que en salud pública medidas drásticas pueden provocar más daño del que evitan. A modo de ejemplo, os remitimos a estas dos recientes informaciones a este respecto (puedes encontrar más en nuestra web):

La pandemia arrasa la salud mental de los menores: crecen un 50% las urgencias pediátricas por problemas psiquiátricos

Impact of lockdown and school closure on children’s health and well-being during the first wave of COVID-19: a narrative review

La escuela es la unica institución que no ha modificado sus protocolos desde el inicio de la pandemia. Ni los hospitales, ni las residencias de ancianos, con una población más vulnerable, han actuado igual. Para colmo, las primeras recomendaciones ministeriales y algunos gobiernos autonómicos ya están planteado los mismos protocolos para el año que viene, incluso más restrictivos. Inexplicable cuando ya hay mucha población inmunizada y cuando toda la evidencia científica avala que la infección por COVID en niños y jóvenes cursa de forma anistomática o leve o que los jóvenes, y niños más aún, trasmiten mucho menos que los adultos. ¿De donde vienen las presiones para que nada cambie en los centros educativos? ¿Se va a seguir desprotegiendo a la infancia, especialmente a la que sufre de forma más grave las “cuarentenas”/confinamientos (familias con dificultades socioeconómicas y niños con problemas del aprendizaje)?