Suecia salvó a sus niños

“An nescis, mi fili, quantilla prudentia mundus regatur.”

(“No sabes, hijo mío, con cuan poca sabiduría está gobernado el mundo”?)

Sebastián González-Dambrauskas

Durante marzo del 2021, a un año del infierno pandémico, un amigo científico sueco me escribió: “El pasado año ha sido increiblemente intenso. Me siento afortunado de haber estado en Suecia y no en otro lado puesto que aquí las escuelas han estado abiertas y a los niños se les permitió hacer sus actividades y deportes. Sólo puedo imaginar cuan duro habría sido un lockdown para mis tres hijos y sólo puedo sentir pena por aquellos que tuvieron que vivir eso”.

Desde aquel intercambio, no dejo de observar y admirar lo que hicieron los suecos: salvar a los niños a pesar de que todo el resto del mundo hacía lo contrario. Mientras todo occidente copiaba la estrategia china de cerrar todo, los suecos optaron por dejar que los niños suecos siguieran con sus vidas. Escuelas abiertas, sin restricciones, sin hisopados, sin máscaras, sin distanciamientos. Nada agregado a lo cuidados de siempre. Y si el niño enfermaba ir a casa hasta mejorarse y volver.

Nos les fue gratuito. Como suele suceder con el que opta por un camino alternativo, los trataron como parias. Les dijeron de todo menos que estaban haciendo bien. Que matarían a los abuelos, a los maestros, a los niños. Que dicha estrategia sería generaría un caos, un genocidio. Y como la mayoría de los pronósticos covidianos, esto no sucedió. Suecia en 2022 puede con orgullo decir que lo hicieron mejor que casi toda Europa en la métrica que quiera medirse: desde la cantidad de fallecidos hasta el bienestar infantil. Los niños suecos no perdieron NADA de su vida normal y NADA de aprendizajes. Mientras tanto, UNESCO, UNICEF y el BANCO MUNDIAL siguen alertando que vivimos una CATÁSTROFE EDUCATIVA. De esto, los niños suecos ni se enteraron.

Lo de Suecia es una realidad incómoda. Y por supuesto ya no es la noticia que era cuando los apuntaban como parias y asesinos de abuelos. No es noticia que les haya ido bien porque es una noticia buena generada por la oveja negra pandémica. Ahora que va quedando bien claro que el cierre escolar prolongado, que los lockdowns y tantos otros disparates sin precedentes fueron una catástrofe evitable, mostrar lo de Suecia no es viral. Ni lo será nunca.

En un brillante artículo reciente de Unherd se relata lo difícil que fue para el Gobierno sueco hacer lo diferente. La presión era enorme y a nadie le gusta ser la oveja negra. A puro coraje, sentido común y defendiendo los principios de siempre de la sanidad pública, profesionales como Anders Tegnell y Johan Giesecke aguantaron las críticas y salvaron a toda una generación. En un tweet reciente la Ministra de Educación sueca, declaró lo díficil que fue la decisión y lo nada arrepentida de haberla tomado que está hoy.

Suecia es la cara rebelde que nos muestra a todos que la pandemia pudo ser muy distinta. Y que los niños suecos de hoy tendrán una linda historia para contarles a sus nietos. De cómo sus padres y abuelos los protegieron durante la peor crisis de sus vidas: con algo tan sencillo como fue dejarles vivir sus vidas.

Fuente: https://medium.com/@sgdambrauskas/suecia-salv%C3%B3-a-sus-ni%C3%B1os-ac4282bf9a73

Impactos: 70